domingo, 6 de marzo de 2016

¿A qué juegan?

  
Elecciones, pactos, riñas, votaciones... ya conoces la historia y no la voy a repetir aquí.

Aún así, uno no puede dejar de sorprenderse por la aparente falta de sentido de las decisiones que están realizando los 4 actuales grandes partidos en su intento de formar gobierno. Se adivina cierta discrepancia entre lo que anuncian que quieren hacer y lo que parece que hacen, o al menos no parece que las decisiones que toman sean óptimas para lograr lo que dicen querer lograr.

Al mismo tiempo, no parece que decisiones de tal calado se tomen de forma improvisada o descuidada. Algo se nos escapa.

Intentaré arrojar algo de luz sobre este tema, con una serie de hipótesis sin mucha base pero que espero posean cierta coherencia interna como para formar una posible explicación.

Para empezar, comencemos con la extraña decisión de Mariano Rajoy (y del rey, si se acepta la explicación que daré a continuación) de, tras ser designado para intentar formar gobierno, renunciar a intentarlo.

Repasemos como funciona esto: el rey tiene una serie de entrevistas con los diferentes partidos políticos que han obtenido representación para intentar encontrar al candidato que puede obtener un mayor número de apoyos. Ese candidato puede ser cualquiera, incluso una persona no perteneciente a ninguna de estas listas. El requisito es que el candidato propuesto tenga una elevada probabilidad de ser elegido por la mayoría (absoluta o simple, con el sistema de dos votaciones) por los diputados electos.

El rey hizo las entrevistas, decidió que el candidato ideal sería Mariano Rajoy, y éste, esa misma mañana, anuncia que declina el ofrecimiento.

¿No hay algo que chirría en esto? ¿Algo que no acaba de encajar?

Veamos: ¿Cómo decide el monarca qué candidato es el que más probabilidades tiene de ser aceptado por la cámara? Se supone que los líderes de cada partido informan al rey del estado de las negociaciones que llevan a cabo con otros partidos y, posiblemente, el rey pregunta a cada partido qué les parecería tal o cual candidato.

Pero en el momento de ser elegido Rajoy, éste no había avanzado acuerdo alguno con ninguna otra fuerza política. Su propuesta, PP+PSOE+C's, era inviable por la negativa del PSOE a secundarla, negativa que se ha hecho explícita en todo momento, desde el resultado de las elecciones hasta ahora mismo. Aún así, él fue el candidato elegido, lo cual nos lleva a pensar que ningún otro partido había avanzado en absoluto en ese momento en tema de pactos. Al no haber ningún pacto, quien más votos tenía era la lista más votada y por ello Mariano fue elegido candidato a la investidura. Si, por ejemplo, el pacto PSOE-Podemos hubiera estado avanzado en ese momento, el candidato elegido hubiera sido el elegido por PSOE-Podemos (presumiblemente Pedro Sánchez), pues esa combinación poseería más apoyos que la de la lista de Rajoy en solitario.

No fue así, así que la primera conclusión que podemos obtener es que los partidos no habían avanzado en absoluto, hasta ese momento, en la elaboración de ningún acuerdo.

Por otro lado, tenemos que suponer que si el rey hubiera sabido que Rajoy declinaría la propuesta, no lo hubiera elegido. Eso nos lleva a pensar que cuando el rey y Rajoy hablaron en la ronda de reuniones de todos los partidos, éste le habría comunicado su disponibilidad para ser candidato, además de sus esperanzas en la obtención de apoyos de otras fuerzas. La negativa tuvo que ser, pues, posterior a esa ronda de entrevistas.

Así que algo tuvo que cambiar entre su ofrecimiento primero y su retirada posterior. El propio Rajoy manifestó que el motivo de su desestimación a intentar la investidura era el anuncio de una oferta de gobierno que Podemos hizo al PSOE.

Pero ¿esta razón es creíble? Yo creo que no. El apoyo del PSOE no lo tuvo en ningún momento (algo que el propio PSOE ha manifestado en multitud de ocasiones) y podemos suponer que el Podemos tampoco lo tenía. Así que este anuncio unilateral por parte de Podemos de una oferta de gobierno no cambiaba en absoluto los números de Rajoy. No poseía los apoyos antes de este anuncio ni los poseía después. Por tanto, yo tengo que concluir que esa decisión de retirada no tuvo nada que ver con esta oferta de gobierno.

¿A qué se debió, pues? Ahora sólo puedo especular, pero si suponemos que nada cambió realmente desde un momento (aquel en el que Rajoy estaba dispuesto) hasta el siguiente momento (aquel en el que no lo estaba), sólo cabe concluir que la decisión estaba tomada de antemano, como parte de algún tipo de estrategia que en principio estaría pensada para beneficiar al PP.

¿Qué opciones había? Básicamente 3:

1) En la ronda de entrevistas, manifestar al rey su disponibilidad para intentar formar gobierno, e intentarlo realmente posteriormente
2) Manifestar al rey su no disponibilidad, con lo cual el rey hubiera nombrado a un candidato diferente, posiblemente Pedro Sánchez (a no ser que éste manifestara también su no disponibilidad)
3) Manifestar al rey su disponibilidad para, más tarde, renunciar premeditadamente a ella. Ésta fue la elegida.

¿Porqué esta opción? Posiblemente para evitar que el rey eligiera a un candidato diferente de Rajoy como primera opción. Eso habría mandado un mensaje negativo a los intereses del PP, a saber, que el propio rey elegía como candidato a alguien diferente de ellos, algo que haría pensar que el rey no confiaba en Rajoy aún siendo éste líder de la lista más votada. Pero el PP sabía que no tenía apoyos, por lo que quería evitar el debate de investidura, debate que hubiera perdido sin duda, como lo ha perdido recientemente el PSOE.

Con esta maniobra, el mensaje que da el PP es el siguiente: 1) Soy el favorito del rey, el que ha elegido como primera opción. 2) Mi renuncia a la investidura está provocada por factores externos a mí, el típico "yo quiero pero no me dejan".

Como estrategia, es brillante, y hay que reconocerlo. Pero implica cierto engaño, posiblemente al rey (o con el rey, aunque eso ya es especular demasiado), y ciertamente a la ciudadanía, pues las razones que esgrime para su cambio de actitud no se sostienen. Es lícito que diga que no se presenta porque no tiene apoyos, por ese lado, ningún problema, pero no lo es la cantidad de engaño implícita para, en primer lugar, resultar elegido candidato.

Finalmente, dado que estas actuaciones intentan posicionar positivamente al PP en la manera de ser visto por los ciudadanos pero no le ayudan a formar un gobierno actualmente, podemos concluir también que la intención real del PP, digan lo que digan, es que hayan unas nuevas elecciones.

Pasemos ahora al PSOE. Sus opciones para llegar al gobierno son (eran?) dos. Una, el pacto PP+PSOE+C's ya nombrado anteriormente, cuya posibilidad ha negado hasta la saciedad. Dos, PSOE+Podemos+otros partidos de izquierda+abstención de independentistas. Ambas posibilidades son regalos envenenados para el PSOE, puesto que su mensaje se ha basado en dos grandes pilares: su oposición frontal al PP, y la defensa de la integridad territorial (recordemos la bandera gigante de España con la que se arropaba en campaña). Eso significa que cualquiera de esos dos pactos perjudicaría su imagen, y parece ser que su opción final es no decantarse por ninguno. Sin embargo, manifestar esto abiertamente tampoco es plato de gusto.

Por ello, su estrategia, en mi opinión, ha sido un "que parezca que lo intentamos". Repasemos sus opciones. Recordemos que tras la negativa de Rajoy, hubo una nueva serie de entrevistas y que el rey esta vez escogió a Pedro Sánchez como candidato a la investidura. Esa elección nos lleva al mismo hilo argumental que con la anterior: el rey, tras esta serie de nuevas entrevistas, concluyó que el mejor candidato era ahora Pedro Sánchez. Ello implica que Pedro Sánchez expuso su disponibilidad para ser candidato, que Rajoy esta vez sí expuso su no disponibilidad, y que no habían opciones mejores (con más apoyos). Dado que seguían sin haber pactos sobre la mesa (PSOE rechazó el acuerdo que le ofreció Podemos), podemos suponer que el rey simplemente eligió a la lista, sin apoyos, más votada, descartada la de Rajoy. También implica que el candidato dijo al rey que intentaría obtener los apoyos necesarios para la investidura.

Las 3 opciones que tenía Rajoy se le presentan también, ligeramente modificadas, a Sánchez:

1) Ofrecerse como candidato y luego intentar recabar los apoyos necesarios
2) No ofrecerse como candidato
3) Ofrecerse como candidato pero sin intentarlo de verdad.

La tercera opción está modificada, en este caso la renuncia está descartada porque en su momento criticaron la que hizo Rajoy. La segunda opción era impensable por dos motivos: primero, por lo mismo que está modificada la tercera, ya que echaron en cara a Rajoy que no lo intentara siquiera, y segundo, al no ofrecerse como candidato ni Rajoy ni Sánchez el rey hubiera tenido que elegir como candidato a ni más ni menos que a Pablo Iglesias, líder de Podemos y tercera fuerza más votada en las pasadas elecciones.

Finalmente la primera opción también está descartada por los motivos antes descritos: una alianza con el PP o con los independentistas destruiría la imagen del PSOE. Así que sólo existe la tercera opción: ofrecerse como candidato pero no llegar a ningún puerto tras escenificar un amago de esfuerzo.

Eso nos lleva al aparentemente contra natura acuerdo de Sánchez con Ciudadanos. Por el hilo argumental anterior, este pacto no es sino la única opción disponible para el PSOE, descartadas todas las demás. Por eso el pacto fue tan aparentemente sencillo y por eso el acuerdo parecía haber caído más del lado ideológico de C's que del PSOE: porque ambos sabían que no iba a prosperar la investidura. Al PSOE no le costó nada ceder en cosas que sabía que no tendría que hacer (aunque por supuesto ha tenido que vender de alguna manera) y C's no ha tenido problema en sumarse a un pacto que, aunque insalvable, manda un doble mensaje: por un lado, que son capaces de pactar cuando el resto parece no poder hacerlo, y por otro, que sus medidas y sus argumentos son tan buenos que el PSOE no tiene otra sino aceptarlos.

Dado que estas decisiones no llevan tampoco a un gobierno y sí tienen que ver con la imagen que ofrecen como partidos, sólo podemos pensar que, como en el caso del PP, estos dos partidos abogan por unas nuevas elecciones, por mucho que manifiesten lo contrario. El mismo engaño implícito que le presupongo al PP debemos aplicárselo aquí también al PSOE.

Finalmente esta Podemos y su estrategia. Su única opción de formar gobierno es mediante el pacto antes descrito, el que incluye fuerzas de izquierdas y como mínimo la abstención de los independentistas. Pero esta opción está descartada porque el PSOE la descarta, así que sus posibilidades de formar gobierno son, nuevamente, nulas. Eso, en cierta manera, simplifica su estrategia, que se limita a hacer ver que quiere acuerdos aunque sabe bien que estos no van a ser posibles. Eso hace que no tenga que hacer grandes renuncias programáticas, con lo que pueden consolidar una imagen de coherencia y de fidelidad a sus ideas (cosa que, por cierto, también está intentando hacer el PP)

Llegados a este punto, nuevamente algo chirría. Si los cuatro grandes partidos se están posicionando para unas nuevas elecciones, parece ser que alguno se debe estar equivocando, en el sentido de que unas nuevas elecciones no pueden hacer mejorar su posición a todos simultáneamente.

Parece ser, pero quizá no lo sea. Por un lado, sí que hay un fondo de votos a recabar: el de los partidos pequeños. Quizá unas nuevas elecciones polaricen el voto, posiblemente hacia los cuatro grandes en detrimento de los pequeños, puesto que los votantes no querrán que se repita la situación de bloqueo actual. Esto puede hacer que, aunque la relación de poder entre los cuatro grandes no cambie demasiado, el PSOE pueda, tras unas nuevas elecciones, no depender de la abstención independentista para conseguir la investidura.

Por otro lado, hay un partido que está en el foco de todo este embrollo y que tiene un papel primordial porque es el único que está presente en todos los pactos posibles, y cuyas decisiones por tanto están condicionando todas las demás, y ese partido es el PSOE. El partido que además se beneficiaría además de una reducción de voto en los partidos pequeños en unas previsibles futuras elecciones.

Por todo lo expuesto, y llegando ya a las conclusiones, creo que lo que estamos presenciando es una estrategia del PSOE para posicionarse con más votos en una próximas elecciones anticipadas, y que las estrategias seguidas por el resto de partidos están supeditadas a ésta. El PP no puede gobernar sin el PSOE. C's no puede gobernar sin el PSOE. Podemos no puede gobernar sin el PSOE. El PSOE tiene dos opciones para elegir pero no ha elegido ninguna de ellas, por lo que parece ser que al menos él ha elegido el camino de las nuevas elecciones, arrastrando con esta elección a los demás, que inevitablemente también están posicionándose para ellas.

Esta es mi teoría, y, si no le gusta, tengo otras.

sábado, 20 de septiembre de 2014

Tamaño óptimo

A raíz de una interesante discusión, motivada por el reciente referendum independentista de Escocia, y deseando por mi parte dar un enfoque novedoso a las cuestiones separatistas en general, surgió la cuestión de si el tamaño de un país influía en la prosperidad de sus ciudadanos.

Mi tesis era que sí, que lo hacía, y que había una correlación negativa entre tamaño del país y riqueza de los ciudadanos de tal país. Tal tesis no pasaba de una mera intuición en el momento de formularla, y no tengo ningún problema en admitirlo.

Previsiblemente, la discusión se enquistó en una enumeración de ejemplos anecdóticos, tanto por mi parte como para el defensor de la antítesis, sin que la cuestión pudiera decidirse de manera satisfactoria.

Llegado a este punto, imaginé que en el vasto universo de Internet alguien habría elaborado y publicado la relación mencionada, y con esa esperanza me lanzé a la búsqueda de tal información. La cuestión es que no la encontré. No voy a decir que no exista, lo cual me extrañaría mucho, sólo que perdí la paciencia quizá demasiado rápido. Al fin y al cabo, no iba a romper el tabú sagrado de no ver jamás la segunda página de resultados de Google.

Así que lo segundo que pensé es que podia establecer la relación yo mismo: los datos que quería comparar están disponibles para todo el mundo (no me calenté mucho la cabeza: fui directo a Wikipedia), y solo era cuestión de encontrarlos, copiarlos a una hoja de Excel, y torturarlos hasta que dijeran lo que yo quería que dijeran.

Mis oxidadas habilidades Excelísticas me hicieron lamentar no haber roto el tabú arriba mencionado, pero una aplicación irracional de de la Falacia del Costo Hundido me permitió llegar hasta el final, tras un gran número de ciclos de CPU (Copy, Paste, Undo)

Entrando ya en materia, he modelizado el tamaño de un país como la población que posee, y la prosperidad individual media como el PIB per capita (PIB / población). Con estos datos he elaborado la siguiente gráfica (X=población, Y=PIB per capita), en la cual me he tomado la libertad de señalar algunos puntos extremos y/o peculiares:





A simple vista ya podemos apreciar algunas características, como por ejemplo que hay muchos más países pequeños que grandes, y también más países pobres que ricos, lo cual se aprecia en el apelotonamiento de puntos cerca del origen de coordenadas.

Entornando los ojos con fe podemos apreciar ya cierta correlación negativa: Todos los países con PIBs per capita muy grandes son muy pequeños, y los dos gigantes (India y China) tienen PIBs per capita pequeños. Con las honrosas excepciones de Japón y EEUU, ningún país con más de 85 millones de habitates posee un PIB per capita superior a la media (16.466$)

Por supuesto, no os he traído aquí para apelar a vuestra fe, sino para mostraros la fría matemática.  Agregamos una linea de tendencia logarítmica (la curva que mejor se ajusta a la nube de datos, a mi entender) y podemos ver su línea claramente descendente:


He probado también con tendencias lineales, polinomiales y exponenciales, y todas poseen también pendiente negativa, aunque con un peor ajuste a los datos.

La tendencia es clara: de media, los países muy pequeños tienen PIBs per capita altos, que disminuyen rápidamente al aumentar un poco la población, y levemente tras aumentar aún más ésta. Podemos incluso afirmar con razonable seguridad que si quieres un país superrico, debes ser superpequeño (sin que la inversa sea necesariamente cierta)

¿Es este resultado un artificio matemático? Para comprobar que no lo es, he elaborado otra gráfica, en la que he sustituido el PIB per capita de los paises por un valor aleatorio centrado en la media, con valores entre 0 y dos veces la media. Éste sería el aspecto de la gráfica si la población de los países no influyera en absoluto en el PIB per capita:






Como se puede comprobar, la nube de puntos no se parece a la obtenida con los datos originales, y la tendencia logarítmica tiene una pendiente muy próxima a cero, que es lo que se espera cuando los dos conjuntos de datos no poseen correlación.

Finalmente ¿he demostrado algo, en el sentido matemático-absoluto? No. He calculado el coeficiente de correlación de ambas series y el valor ofrecido no es escandalosamente diferente al coeficiente de correlación de los datos aleatorios que muestro en la última imagen. Eso sí, el coeficiente de correlación de Pearson muestra las relaciones lineales entre variables, y yo he concluido previamente que los datos no se ajustan bien a una tendencia lineal, sino logarítmica.

Así pues, es posible aún que, con los mismos datos que he usado yo (éstos y estos otros), otra persona con mayores conocimientos pueda demostrar de verdad que tal correlación existe, o que no existe, de manera concluyente. Por desgracia yo ya he llegado con esto al límite de mis modestas capacidades estadísticas, y aunque la prueba final esté fuera de mi alcance, sí puedo concluir que los datos son compatibles con una correlación negativa y por tanto con mi tesis.

jueves, 5 de julio de 2012

Contradicción en los términos

Cada vez que subo al metro en Valencia, mis circuitos lógicos se colapsan cuando veo esto:



Si alguna vez tengo que usarlo (espero que no) entraré en un bucle infinito.

miércoles, 27 de junio de 2012

Otros Mundos

Aunque, fiel lector, te cueste de creer... hay otros blogs por el mundo a los que merece la pena echar un vistazo, o dos.

Y como no soy celoso no me importa que los leas, además de a éste.

Hoy quiero hacer publicidad gratuita y desinteresada de dos blogs de humor:



El primero es de un señor argentino al que no conozco de nada y que en absoluto me ha ofrecido un 10% de sus ingresos por publicidad por clics redirigidos desde aquí. Simplemente me parece que tiene gracia y la rara y valiosa habilidad de poner el dedo en la llaga (Lo de la "Radiación Lumínica" lo saqué de aquí)

Os pongo una pequeña selección:



El segundo blog es notablemente más friki. Está en inglés y requiere de cierto nivel (en ciencias, lenguaje inglés y frikismos varios) para llegar a entender algunos chistes. Eso tiene la ventaja de que cuando entiendes uno tienes la enorme satisfacción de sentirte un ser superior, por lo que Sheldon Cooper y yo lo leemos continuamente (no es que me haga falta, ¿eh?)

Si pillas estos, no dejes de leer el resto (y si no, puedes seguir con Snoopy y Garfield, no pasa nada, te querré igual):


(haz click para verlo en tamaño "no llevo las gafas")

sábado, 23 de junio de 2012

¡PELIGRO!

Hoy será un post-denuncia:

y por si no fuera bastante:

¿Indignado? Canalicemos ese impulso. Ponte en contacto conmigo y te daré el número de cuenta donde puedes hacer tu donativo. ¡Juntos por un mundo mejor!

lunes, 18 de junio de 2012

La Herencia Recibida

Después de acertar con lo del rescate a la banca (ya, no tiene mucho mérito, quedó totalmente claro cuando Rajoy afirmó que "nunca pasaría") me sigue apeteciendo meterme con el gobierno del PP.

Una de las excusas que más emplean para defender que "hacen lo que tienen que hacer y lo que haremos será lo que haya que hacer porque aquí hemos venido a hacer lo que hay que hacer" es la herencia de las malas cuentas del gobierno anterior, que dicho sea de paso, tampoco es santo de mi devoción.

Evidentemente las cuentas heredadas han sido pésimas. Pero, ¿lo están arreglando? ¿todos los sacrificios que están exigiéndonos, están teniendo algún resultado?

Rotundamente, no.

Mirad esta gráfica:

Es la prima de riesgo de España desde que está el PP en el poder. La prima de riesgo es el diferencial del bono a 10 años con respecto al bono alemán. En cristiano, es el interés que exigen los mercados para comprar deuda española. Si los mercados perciben que la deuda se devolverá sin problemas y en el plazo convenido, aceptan comprarla a un interés bajo (por ejemplo, un 2%). Si, por el contario, hay dudas sobre el cobro, exigen un interés más alto, según la fórmula de, más riesgo, más interés.

Esto no es como la calificación de las agencias de rating. No hay unos señores estudiando que valor hay que colocar o qué nota hay que poner. Es simplemente "el precio" por el que la deuda se está vendiendo actualmente. A España evidentemente le gustaría poder colocar su deuda al interés más bajo posible, pero a esos niveles a los compradores no les interesa (prefieren la deuda de otros países, o cualquier otra inversión). La prima de riesgo es simpremente el interés a partir del cual los compradores empiezan a ver la deuda como algo en el que los beneficios compensan los riesgos.

¿En qué se basan los compradores? Pues en la situación económica del país, y en los conocimientos de sus asesores al respecto. Estos mercados, esta gente, puede que sean especuladores sin escrúpulos, pero de tontos no tienen un pelo. No son de la clase de personas que se fían de lo que dice Rajoy para quedar bien en las ruedas de prensa. Se fían de las variables macroeconómicas: endeudamiento total, perspectivas de crecimiento, tasa de paro, etcétera...

Y lo que vemos en la gráfica es que sigue un camino ascendente imparable. Esta gráfica no refleja lo pobres que somos, ni cuanto paro hay, ni si exporamos más que importamos. Esta gráfica refleja la confianza que tiene el resto del mundo en recuperar su inversión. Y cada vez hay menos confianza.

Dicho de otra manera, todo lo que ha hecho (nos ha hecho) este gobierno no ha hecho recuperar "la confianza de los mercados", más bien al contrario. Sobre todo recientemiente, primero con el pufo de Bankia y después con la petición de rescate.

¿Por qué tapar agujeros en bancos no está "bien visto" por quienes nos compran la deuda? Pues es bastante sencillo. El agujero bancario es deuda privada. Es deuda de los propios bancos, de las empresas y de los particulares. No es deuda pública. Sin embargo, todas estas maniobras de nacionalizar Bankia y pedir rescates para tapar más agujeros lo que hace es CONVERTIR DEUDA PRIVADA EN DEUDA PÚBLICA. Deudas de las cuales tenían que responder personas (físicas y jurídicas) ahora son deudas de la que tiene que responder el Estado.

En España partíamos de una deuda pública PEQUEÑA (mucho más pequeña que Alemania, por poner un ejemplo) junto con una deuda privada ENORME, provocada por el estallido de la burbuja inmobiliaria. Una opción, por supuesto, era que cada cual se apañara con su deuda y sus deudores, y que quiebre quien lo haya hecho mal.

La opción que ha elegido el gobierno de Rajoy es poner al estado como garante de estas deudas (para salvar el culo de sus amiguitos, básicamente), con lo cual la deuda pública ha subido de repente a niveles alarmantes. Y eso es lo que se refleja en la gráfica con el aumento súbito y reciente de la prima de riesgo. Los inversores no son tontos.

Y ya para acabar: Todos estos recortes, subidas de impuestos, reducciones de servicios básicos, serían tolerables y entendibles si por lo menos estuvieran sirviendo para lo que se supone que tienen que servir. Pero no es así. Nos estamos empobreciendo a cambio de nada. Cualquier efecto positivo que los recortes pudieran haber tenido se ha desvanecido con la irresponsable decisión de "salvar" los chiringuitos de los inútiles amigos del partido.

sábado, 16 de junio de 2012

Perdidos en el BOE

http://fisicadepelicula.blogspot.com.es/2011/06/los-misterios-del-boe.html

Realmente poco puedo añadir a lo que Arturo Quirantes, del blog Física de Película, bien expone en su post (a ver, si he puesto ese link, es para que os lo leáis)

Que sí, que os lo leáis. Que lo que voy a poner a continuación es lo mismo que hay allí, pero peor explicado:

Resumiendo mucho, hay palabras clave y nombres clave que no aparecen en el BOE si se utiliza un buscador (google o el propio del BOE). Y esto es así porque alguien se ha tomado el interés necesario en que esto sea así. Sin embargo, la información está ahí. Y se puede acceder a ella mediante un elegante subterfugio:

Si pones en tu navegador http://boe.es/ llegas a la página del BOE. Pero poniendo http://boe.es/robots.txt ... llegas a una página muy interesante. Básicamente es un listado de la información que se oculta a los buscadores. Podéis ver que hay líneas en las que se hace referencia a archivos PDF.

Para acceder a ellas, hay que copiar la línea (sin el Disallow: ) a continuación de la dirección de la página principal del Boe.

Por ejemplo, http://boe.es/boe/dias/1974/06/13/pdfs/BOE-S-1974-141.pdf

En estas líneas no se ve de que va el tema, pero sí se puede deducir la fecha en la que se publicaron. Las explicaciones de porqué esto es así las expone muy bien el autor del post al que estoy fusilando con total descaro.

En fin, sólo quería dar un poco más de difusión a esta curiosidad

Espero que con esta entrada los conspiranoicos que me lean (sí... ya sé...) queden resarcidos por el pequeño chiste que hice de ellos (con una idea que tampoco es original mía, dicho sea de paso).